El Concurso Preventivo es una solución inspirada en la conservación de la empresa, buscando preservar el cumplimiento de las obligaciones contraídas por ésta con terceros. El Concurso Preventivo tiene por objeto la celebración de un acuerdo o concordato entre el deudor y sus acreedores, con los fines ya mencionados, y puede ser solicitado por uno u otros. Se encuentra regulado en la Ley de Concurso Preventivo, publicada en el Registro Oficial Suplemento 422 de 21 de diciembre de 2006.

Las compañías que teman encontrarse o se encuentren en estado de cesación de pagos, podrán tramitar un Concurso Preventivo ante la Superintendencia de Compañías, Valores y Seguros (en adelante, ¨SCVS¨), con miras a celebrar un acuerdo o concordato con sus acreedores.Se considera que existe cesación de pagos cuando se produce uno o más de los siguientes hechos:

  1. El incumplimiento por más de sesenta días de una o más obligaciones mercantiles y que representen en total el treinta por ciento o más del valor del pasivo total.

  2. Encontrarse ejecutoriados e insatisfechos uno o más autos de pago o providencias equivalentes, dictados contra el deudor, dentro de cualquier procedimiento judicial o administrativo y cuyas cuantías representen un treinta por ciento o más del valor del pasivo total.

  3. Endeudamiento por obligaciones de plazo menor de dos años y que exceda al ochenta por ciento del valor de sus activos; siempre que se demuestre que no podrá ser cubierto oportunamente.

  4. Daciones en pago de los activos necesarios para la actividad empresarial, que representen en conjunto más del veinte por ciento del activo de la empresa; y,

  5. Cuando las pérdidas alcancen el cincuenta por ciento o más del capital social y la totalidad de sus reservas.

Podrán ser objeto del acuerdo o concordato cualesquiera de los actos o contratos entre el deudor y los acreedores, tales como:

  1. La capitalización de los pasivos de cualquier acreedor mediante la compensación de créditos.
  2. La consolidación de deudas y la transformación de créditos de corto plazo, a mediano y largo plazo.
  3. El otorgamiento de nuevos créditos para capital de operación que se ajuste al esquema de rehabilitación de la compañía deudora.
  4. La condonación de aporte del capital, intereses o rebaja de estos.
  5. La enajenación de los bienes no necesarios para la actividad empresarial; y,
  6. Cualquier otro que facilite la extinción de las obligaciones a cargo de la compañía deudora o que regule las relaciones de ésta con sus acreedores.

Principales efectos de la admisión del Concurso Preventivo:

  • Admitido el Concurso Preventivo, se suspenderán toda clase de procesos judiciales de carácter patrimonial, iniciados por los acreedores contra el deudor, en el estado en que se encuentren, aún después de haberse expedido sentencia, excepto los derivados de las relaciones de trabajo.

  • Ningún acreedor podrá iniciar proceso alguno de carácter patrimonial, ni solicitar medida cautelar alguna desde la fecha de la resolución admisoria al Concurso Preventivo. Esta prohibición cesará el momento que concluya el trámite concursal por cualquier motivo, para cuyo efecto, la Superintendencia de Compañías, Valores y Seguros hará conocer tal hecho. Esta norma no es aplicable a las reclamaciones laborales.

  • Mientras se tramita el Concurso Preventivo y se ejecute el concordato, se suspenderán en favor de los acreedores, fiadores, garantes y avalistas del concursado, los plazos de prescripción y caducidad de las acciones respectivas.

  • La solicitud de concurso o su tramitación, no será causal para dar por terminados o extinguidos los contratos vigentes celebrados por la concursada, ni para la celebración de contratos previamente adjudicados. Cualquier estipulación en contrario se tendrá por no escrita.

En relación con los créditos laborales, tributarios y del Seguro Social, se debe considerar lo siguiente:

  • Los derechos de los trabajadores reconocidos legalmente con anterioridad a la solicitud del concurso preventivo serán pagados con el privilegio establecido en la ley, antes de ejecutar cualquier decisión concordataria.

  • Los sujetos activos de obligaciones tributarias, tasas por servicios públicos, contribuciones y demás obligaciones líquidas a favor de instituciones del sector público, por intermedio de la máxima autoridad competente para dictar resoluciones en última instancia administrativa en cada institución, por sí o por delegado podrán solicitar el concurso, concurrir a las reuniones concordatarias, deliberar y votar en ellas y tomar decisiones en los términos de esta Ley, sujetándose en todo caso a la decisión concordataria. Las entidades encargadas de la prestación de servicios públicos, tales como agua, energía eléctrica, teléfono y otros similares, no podrán suspender los servicios que presten por deudas anteriores a la fecha de admisión del concurso.

  • Los sujetos activos podrán conceder facilidades de pago al sujeto pasivo concursado por obligaciones tributarias o no tributarias. El plazo que concedan podrá extenderse hasta el máximo previsto por las partes para el cumplimiento del concordato, sin que sea requisito abono inicial ni autorización previa alguna, elaborando para el efecto tablas de amortización gradual y dispensando del requisito de garantías; pudiendo en el mismo acto rebajar las multas en los términos previstos en el Código Tributario. Todo esto no libera al deudor de las acciones por ilícito tributario.

  • El IESS como sujeto activo de las obligaciones por aportes patronales, individuales, fondos de reserva, descuentos, etc., podrá conceder facilidades de pago.

*Este boletín es de autoría de Fabara y Compañía Abogados, cumple con un objetivo meramente informativo y no corresponde a una opinión legal, ni puede ser usado como asesoría.